yo también hablo de Pistorius

Que alguien sea capaz de tomarse la libertad de matar a otra persona. Que se crea con el derecho de acabar con su vida, con sus sueños, con su todo, de un plumazo… no hay forma de entenderlo.. ¿Qué le pasa al cerebro humanos en un determinado instante para llegar a esos límites de brutalidad? Debe haber un error de sistema, que los neurólogos del mundo aún tienen que descubrir.
Yo pensaba que lo que nos diferenciaba de los animales era esa capacidad de razonar; creía que eso de matarnos entre nosotros se lo dejábamos a otras especies del reino animal, y además, nos vanagloriamos de ello. ¡Pero no es así! Me asfixia pensar que hay personas capaces de poner fin a la vida de otras.

¿Hay algo que lo justifique? Porque no es un loco, o dos… un caso anecdótico, sino que son Guerras, son motivos políticos, pasionales, religiosos, jóvenes que entran en colegios acabando con todo lo que se les pone por delante…y se llenan los telediarios y los periódicos con ello cada día, pero nosotros somos tan listos, tan educados, y tan inteligentes, que todas esas barbaridades no van con nosotros.

Somos tan perversos que lo comentamos, y le damos más cuerda al tema, porque como más escabrosa, más corre la noticia. Hacemos bromas al respecto, o hablamos de estas cosas mientras comemos, como quién habla del tiempo en un ascensor. Todas esas brutalidades forman parte de nuestra cotidianidad, porque siempre hay alguna. Yo misma lo comento en un post, por ejemplo.

 

Ayer, en el tiempo de deportes del informativo de la noche volvían a dar la noticia del presunto asesinato de Pistorius a su novia, a esa escalofriante noticia le seguía la del asesinato a puñaladas a un ex jugador de básquet por su pareja. ¿Pero qué locura es esta? Lo más irritante es que la violencia doméstica forma parte del pan nuestro de cada día; todos hemos presenciado en algún momento muestras de falta de respeto entre dos personas que, teóricamente, se quieren, y seguramente, no hemos hecho nada. Que forma más rara de querer tienen algunos…

Pistorius: un hombre que tenía todo lo que la mayoría desea: Éxito, amor, estabilidad económica… Alguien que representa palabras tan especiales como: superación, capacidad, confianza, creer en que el querer es poder, ser capaz de romper tus límites. Una figura mediatizada en los últimos tiempos para representar ante el mundo todos estos valores, un personaje utilizado como ejemplo, icono y referente para niños, y para cualquier persona que se proponga objetivos aparentemente difíciles de conseguir. Y todo eso que había construido, que había conseguido, se derrumba sin remedio después de ayer.

Deja un comentario

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies