Te lo diré todo

Mucha gente coincide en que comunico bien, que logro transmitir las emociones, que plasmo bien la idea, que tengo una buena intuición y que todo eso me conecta con la gente y consigo llegar, emocionar.

Eso dicen, si. Y yo muchas veces me lo creo y dejo que mi ego vaya cogiendo quilos y más quilos, así no escucho esa otra vocecita, que suele ser más lista que el ego, pero como es lógico, menos pretenciosa.

Os aseguro que creía que había aprendido a compartir esas cosas mías; mis rarezas. Pensaba que perder mi ojo derecho hace poco más de un año me había hecho comprender que compartir miedos, temores, mal estar y dudas era la clave para avanzar, crecer y construir des de una base sólida.

Se ve que eso aún no lo hago del todo bien… Si es cierto que aprendí a dejarme consolar, a llorar y a mostrar cierta dosis de fragilidad al mundo y a pedir y recibir esos abrazos que lo reconstruyen todo.

Sin embargo, hay un tema no resuelto en toda esta situación: No soy capaz de explicar a quién quiero por qué me siento mal, qué me está preocupando y que es lo que me incomoda; y eso se traduce en mal humor, mudismo repentino y la idiotez más profunda.

Y hoy, y aquí aparece la solución a este problema: Mis debilidades. Resulta que sigo pensando que no son cosa mía, (o quizás ya pueda empezar a decir que “pensaba que no eran cosa mía”).

Cuesta llegar a la conclusión de que uno no “es débil”, sino que “tiene debilidades”. Atentos al matiz porque es importante: El que siente que es débil y no se lo permite tiende a esforzarse para mantener las apariencias, mantenerse fuerte ante el mundo. O al menos eso es lo que he hecho yo durante todos estos años.

También hay quien se lo cree tanto que deja de luchar por lo que quiere y se deja llevar por la corriente.
No obstante, el que sabe que tiene debilidades es capaz de aceptarlas, de reconocerlas y seguir respetándose y queriéndose pese a ellas.

¿A que es mucho más fácil des de ese segundo punto de vista dejar de ser superman o superwoman de tu vida?

Y yo pensando que el mundo me necesitaba para salvarlo de sus miserias: ser su paño de lágrimas y su bufón. Suerte que me he dado cuenta a tiempo, ahora que aún soy joven, y así me voy ahorrando la crisis de los 30…

Creo que el siguiente paso es dejar de escribir esto y agradecerle a mi blog su función terapéutica para acercarme al sofá y a esa persona que tanto me quiere y permitirle ver mis miedos, mis dudas y mis rarezas.

No será un gran paso para la humanidad, pero si habré aprendido a comunicar más allá de mi trabajo, en mi vida personal.

abrazo

1 comentario en “Te lo diré todo

  1. Un fantàstic sofà ajuda a compartir. Tu tens el sofà, les persones que t’estimen i una gran capacitat de comunicar i de créixer en cada contratemps. Proud of you!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies