Sin categoría

Monólogo huidas

Me dabas mucha rabia. Ya lo sé, no hiciste nada, sólo desnudarte, sincerarte y compartir conmigo todo lo que te daba miedo. ¿Pero… tenía que ser conmigo? Te quitaste tus disfraces… Ya sé que no fueron todos… Pero a ti se te ve venir de lejos: Capas de pintura de esas que te protegían, las que mostraban el personaje que querías interpretar. Pero te lo quitaste todo. Decidiste abandonar por un momento tu papel…. Tu te desnudas y a mi me da rabia ¿Tiene sentido? ¿Qué por que me das rabia? Pues…. Quizás porque tu desnudez era algo incontrolable para mí, desconcertante ¿Entiendes?. Yo, que me tenía por una persona flexible, comprensiva y poco juiciosa, sin embargo desvelaste mi verdad aunque yo me resistiera a verlo. ¿Te diste cuenta? Sinceramente, dudo que te dieras cuenta: soy experta en … +

Puto minusválido

Mi trayecto matutino de casa al trabajo suele ser como cualquier trayecto matutino de un ciudadano de gran ciudad que no dispone de vehículo propio, es decir: caminar, metro, bus y llegar. En una ciudad la media de trayecto son 40 minutos, vayas dónde vayas, con una oscilación de 20 en función del tráfico. Sin embargo, hoy no os iba hablar del tiempo, sino de una conversación robada en uno de esos trayectos matutinos. Es verdad que yo soy muy dada a escuchar conversaciones ajenas cuando voy sola en transporte público, por deformación profesional se entiende, nunca por cotilleo, y por mi agudeza auditiva, obvio. Bien, la cuestión es que en el bus que va desde Moncloa, al Consejo Superior de Deportes, siempre viajo acompañada de estudiantes de INEF o del módulo superior de actividad física y sus … +

“Eres insoportable”

“Eres muy difícil de soportar y, lo siento mucho, pero ya era hora de que alguien te lo dijera…. Y puestos a ser sincero de verdad…. Miento, no lo siento. Hace demasiado tiempo que quería decirte esto y… mira, ya está dicho. Quizás no sea el mejor momento, o no sea la mejor manera…. Quizás nadie nos ha enseñado a decir estas cosas, por eso de la cortesía, o…. Quizás apelar al respeto le ha ido muy bien a la gente para no ser sinceros nunca y ahorrarse situaciones como esta, pero me parece mucho más respetuoso decírtelo ya, que no quedarme aquí aguantando tus desplantes y desprecios, una vez más; mirándote a los ojos y regalándote mi tiempo, mi paciencia…. Sinceramente, no me compensa. De verdad, soportarte es muy difícil”. Se levantó tranquilamente de su silla, cogió … +

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies